En Marketing de Servicios tenemos una máxima que no nos cansamos de repetir: Calidad y Calidez, dan un Diez. Es por eso que conceptos como orientación y servicio al cliente, vinculación, comunicación, experiencias, emoción, etc. son tan importantes en las empresas de servicios.

Esto no sólo lo decimos nosotros. En esta ocasión queremos compartir con vosotros un artículo de Carolina Velasco, publicado el día 6 de marzo de 2012 en el reconocido portal puromarketing.com. Lo reproducimos aquí:

La esencia del marketing es lograr que sea viral, sin embargo, es en la definición del camino que se debe seguir para lograrlo donde se produce la confusión.  Y es que, no es un tema menor que el camino para lograr que una estrategia de marketing sea viral, comentada, promovida, recomendada, seguida, radica en la conciencia de prestación de servicio que de ella se desprenda.

Como siempre en la vida, llegar a impactar en las emociones de otro, hacerse confiable y necesario, sólo es posible a través de acciones que desencadenen el bienestar de la motivación. ¡De sobra conocidos son los efectos derivados de un equipo motivado, donde los beneficios crecen exponencialmente al nivel de cohesión!

Cuando una estrategia de marketing se basa en el control de lo que se dice de la marca, está destinada a fracasar. Muy por el contrario, cuando se tiene una clara conciencia de prestación de servicio, se inician las conversaciones y los diálogos, se comienzan a derribar las barreras y, consumidor y marca, inician el camino de la construcción de un vínculo, es ahí cuando el marketing se transforma en una nueva variables social, alejándose de su aspecto más comercial y emerge como el hilo conductor entre las marcas y las emociones de sus clientes.

Siempre teniendo presente que al hablar de clientes lo hacemos en forma de doble vía, como es hoy la red, tanto internos, como externos. ¡Su grado de motivación es determinante para el crecimiento de nuestra marca en ambos casos!

La naturaleza de servicio, no está grabada en el ADN de quienes vivimos los años previos a la eclosión de la crisis económica y el nacimiento, casi en simultáneo, del concepto Web social. Las estructuras jerárquicas eran distintos y los modelos de negocio imperantes también. Sin embargo, como consecuencia derivada de las políticas y normas de “convivencia social”, nos enfrentamos a la necesidad de ser éticos, comprometidos y honestos, desde el núcleo. Debemos tener objetivos primarios (y excluyentes) centrados en los vínculos con los clientes y debemos saber conformar equipos de trabajo, con el mismo nivel de integración.

La mejor forma de transitar por este cambio de paradigmas asociado al marketing y que define la viralidad de nuestras acciones sólo en unión directa con nuestras cualidades como personas, es aceptar que en el momento actual; canales, plataformas, usuarios, herramientas y acciones, son tan constantes, que la única forma de lograr el crecimiento es ¡ haciendo las cosas bien!

Cuando construimos comunidades en las que la vocación de servicio se evidencia desde la interacción, incluida la resolución de conflictos, estamos mostrándonos como marcas comprometidas, coherentes y constantes en sus creencias y valores. ¡Marketing integrado en el servicio al cliente, los clientes se emocionan!

¿Te ha parecido interesante? Compártelo con tus contactos