Si la semana pasada hablábamos de #tweetIBERIA, la campaña de marketing relacional que consiguió que cerca de 4.000 personas lanzaran mensajes de amor y amistad en Twitter asociados al nombre de la aerolínea española, hoy es el turno de hablar de Vueling y su Vueling Day.

Poniéndonos en antecedentes: desde su nacimiento, la firma Vueling siempre ha sabido despertar curiosidad, interés e incluso emoción con su propia imagen de marca y con los mensajes transmitidos. Este éxito casi innato se lo deben, nada más y nada menos, que a la compañía Saffron, liderada por Jacob Benbunan y autora trabajos de branding como Bankinter, Baker & McKinzei, Mondragon, EVO Bank, etc.

Más allá de su imagen de marca, Vueling ha sabido captar la atención de su público objetivo con campañas de marketing relacional como lo fue el ‘Vueling Day’ en Facebook. Durante 10 horas sorteaban 100 vuelos y 50 personas serían las afortunadas de disfrutar de un vuelo de ida y otro de vuela totalmente gratis. Para participar en el concurso debías ‘hacerte fan’ de su página de Facebook y acceder al espacio dedidicado al Vueling Day. Allí debías introducir datos tales como dirección de correo electrónico, nombre y apellidos, ciudad y cómo habías tenido conocimiento de la promoción y, ya está, ya entrabas en el sorteo.

Fueron 50.000 personas las que participaron en el concurso: 50.000 contactos con nombre y apellidos, dirección de correo electrónico y ubicados geográficamente que Vueling consiguió en tan solo 10 horas. Eso sí, la campaña tuvo un coste para Vueling: tal y como ha calculado y analizado el blogger Juan Merodio, el coste fue el de 50 billetes de ida y vuelta que, a una media de 50 euros, son 2.500 euros… Si hacemos la regla de tres: 2.500 es a 50.000 lo que x es a 1, por lo tanto, cada contacto supuso un coste para Vueling de 0,05 céntimos de euro.

¿Qué os parece? ¿La inversión marketing relacional mereció la pena?

¿Te ha parecido interesante? Compártelo con tus contactos