Los empleados deben adquirir conocimientos que le involucren la cultura de orientación al cliente

Formar a las personas en contacto directo con cliente es imprescindible, dicha formación debe centrar, de manera fundamental, en dos aspectos básicos: comunicación efectiva que suene real, honesta y sincera y en concienciar al empleado de la importancia de los momentos de la verdad.

El permitir a los empleados adquirir las capacidades fundamentales para interiorizar la cultura de orientación al cliente es un pequeña inversión que se traduce en la rentabilidad de la organización a la largo plazo.

¿Te ha parecido interesante? Compártelo con tus contactos