Según Kelly Mooney y Laura Bergheim, en su libro Los diez mandamientos para la gestión de clientes (Editorial Deusto, 2003), del que este post toma prestado el nombre, aseguran que hay unos  principios fundamentales para gestionar a los clientes de manera óptima:

1. GÁNESE MI CONFIANZA. Tiene  que ver con el respeto, la integridad, la defensa y la calidad.  Olvide el resto si no puede llegar a dominar este mandamiento.

2. INSPÍREME. Trabaje las conexiones emocionales significativas con sus consumidores a través de experiencias de inmersión o mediante mensajes alentadores y una filantropía relevante.  Las marcas inspiradoras que trascienden sus productos y servicios se hacen mayores que la suma de sus partes.

3. SIMPLIFÍQUELO. La sencillez, la velocidad y la utilidad son las claves para la facilidad del consumidor.  No confunda la complejidad con el progreso.  Las mejores cosas de la vida son con frecuencia las más fáciles.

4. DÉJEME A CARGO. Los consumidores esperan poder elegir y disponer de un control, especialmente de las organizaciones de servicios que pueden permitirse un autoservicio que vaya a su propio ritmo.  Ponga al consumidor en el asiento del conductor o se marchará de su aparcamiento sin pensárselo dos veces.

5. GUÍEME. Mucho ruido y pocas nueces, ese es el problema. Por este motivo, debe tratar de filtrar el caos con un consejo experto, con la educación y la información. Y permanezca hombro con hombro con su consumidor a medida  que se desplaza a través del proceso que conlleva la toma de decisiones, e incluso más allá.

6. 24/7. Acceso a cualquier hora y desde cualquier lugar… Esta es la clave en este mundo de veinticuatro horas.  El horario de nueve a cinco no limitará a los clientes que esperan que las empresas estén a su disposición a todas horas, sin importar el canal.

7. CONÓZCAME. Usted no puede ganarse la lealtad de los consumidores sin saber qué es lo que ellos desean.  Escuche, aprenda y estudie su vida real, y no se sumerja exclusivamente en esa bañera de datos.

8. EXCEDA MIS EXPECTATIVAS. Incluso los consumidores más exigentes pueden sorprenderse, así que sorpréndalos con una delicadez poco común, con unos servicios sorprendentes y con unos esfuerzos sobrehumanos que le demuestren que su empresa se preocupa verdaderamente.

9. COMPÉNSEME… Trate a los consumidores como las personas importantes que son para usted.  Agradezca y cree lealtad recompensándolos con programas de puntos, un acceso privilegiado o de cualquier otra manera.

10. QUÉDESE CONMIGO. Las relaciones no se construyen en un día, sino a lo largo de toda una vida; por esta razón debe permanecer al lado de sus consumidores si desea que ellos se mantengan a su lado.  Distribuir promesas de posventa, mantenerse en contacto de forma significativa y renovar la marca para satisfacer las necesidades evolutivas de los consumidores lleva bastante tiempo.

¿Te ha parecido interesante? Compártelo con tus contactos