Skip to Content

Blog Archives

Estrategias de diferenciación a través del servicio

¿Quién es el cliente? ¿Quién es tu cliente?

Con esta reflexión comienza Rodolfo Cremer, Director de MdS en Perú,  la presentación sobre cuáles son las mejores estrategias de diferenciación a través del servicio al cliente. Como podréis ver, se focaliza en dos conceptos clave:

– Marketing transaccional vs. Marketing de servicios

– El impacto de la calidad de los servicios como estrategia en el proceso comercial.

4 0 seguir leyendo

Fidelización: cuestión de confianza.

En los últimos tiempos venimos manejando conceptos como Engagement, Customer Link y otros similares para referirnos a un “cierto estado de gracia” que hace que los clientes  permanezcan fieles a una particular empresa. Así, será necesario que la empresa se esfuerce para lograr generar una vinculación emocional, y así conseguir repetidas y continuas interacciones. Es fundamental lograr que el cliente se sienta confiado primero; satisfecho, después; leal, posteriormente y decida influir, si puede, en amigos y familiares a favor de una marca determinada.

Solo cuándo los clientes están ‘comprometidos’ (engaged) con una organización, se sentirán emocionalmente conectados, apasionados con sus productos y servicios, así como alineados con los propósitos y directrices de la organización, y será más difícil que sean captados por la competencia. Pero la confianza es un estado de ánimo subjetivo. Es una apuesta por el comportamiento del otro, la ausencia de miedos, incertidumbres y/o dudas sobre lo que voy a recibir, o lo que recibiría en caso de necesidad.

A continuación os dejamos un artículo de Juan Carlos Alcaide sobre las políticas que una empresa debe tener en cuenta para conseguir fidelizar a sus clientes. Fidelización: cuestión de confianza. Revista Herramientas gerenciales- Oct-Dic 11

1 0 seguir leyendo

Diez recetas para la fidelización de clientes

Debido a la crisis económica, es URGENTE centrarse en fidelizar, en un mercado que se contrae.
1.- Trabajar la satisfacción del cliente, mejorando la postventa.
2.- Trabajar con planes de incentivación de la demanda, con programas de puntos y similares.
3.- Trabajar en Vinculación y apego, buscando el compromiso mutuo y el “engagement” con la clientela con políticas de marca.
4.- Usar mejor las Nuevas tecnologías en la relación con el cliente añadiendo comodidades, facilidades
NUEVAS TECNOLOGÍAS Y OPERACIONES: OPERACIONES Y EMOCIONES GANAN LOS CORAZONES.
gestión del conocimiento.
– ahorro
– mejora procesos
– mejora recorrido cliente
– sin ineficiencia ni despilfarro, sin costes extra
– añadir valor
5.- Trabajando el diálogo: innovación en relaciones: multicanalidad: avatares, hologramas, chats…
6.- Trabajando más el MARKETING INTERNO
– sentido de pertenencia y motivación
– formación en operaciones y fidelización
– valores y cartas de compromiso coherentes
7.- Trabajando en hipersegmentación, personalización y Customer Experience Management.
8.- Trabajando el blended marketing, que combina la fidelización offline y online.
9.- Trabajando la comunicación relacional: no agobiante, pero sin transmitir desidia, a través de un enfoque de comunicación informal y frecuente, cálido y cercano, no vendedor, sino fidelizador.
10.- En el momento actual, la calidad de servicio, la calidez de trato (sea cuál sea el canal), se ha de conjugar con el PRECIO JUSTO, debido a la crisis económica. Calidad, calidez, dan un diez. Calidad y Calidez a un precio justo.
0 0 seguir leyendo

El Corte Inglés ¿igual a satisfacción?

Ya nos parecía raro que para las fechas en que nos encontramos El Corte Inglés no estuviera anunciando aún que “ya es Navidad”. No lo está haciendo porque este año ha preferido hacer una campaña previa recordando a todos sus clientes que sólo allí se sentirán satisfechos y creemos que ha sido una buena decisión. Así que, no podemos evitar compartir con vosotros la nueva campaña de El Corte Inglés.

Pero, ¿realmente El Corte Inglés es igual a satisfacción? A nuestro modo de ver, las claves de la satisfacción total se resumirían así.

  • Soy su cliente.  Satisfaga mis deseos, añada una atención personalizada y un toque amistoso, y me convertiré en publicidad andante para sus productos y servicios.  Ignore mis deseos, muéstrese descuidado, poco atento o con malas maneras y, en lo que a usted concierne, dejaré simplemente de existir.
  • Soy sofisticado, mucho más de lo que era hace algunos años.  Mis necesidades son más complejas.  He crecido acostumbrado a cosas mejores, puedo gastar dinero, soy egoísta, sensible, orgulloso.  Mi ego necesita el alimento de su saludo personal y amistoso.  Para mí es importante que aprecie mi negocio.  Después de todo, cuando compro sus productos y servicios es mi dinero el que le alimenta.
  • Soy un perfeccionista, quiero lo mejor que se puede conseguir con el dinero que gasto.  Cuando no estoy satisfecho, tenga cuidado, ya que critico sus productos o servicio ante quien quiera escucharme.  La fuente de mi descontento reside en lo que usted o los productos que usted vende no han hecho.  Encuentre la causa y elimínela o perderá mi negocio y también el de mis amigos.
  • Soy voluble.  Otros negociantes me atraen constantemente con “mejores” ofertas por mi dinero.  Para tenerme como cliente, usted debe ofrecer algo mejor que ellos.  Ahora soy su cliente, pero me debe demostrar una y otra vez que he hecho una elección acertada al escoger sus productos y servicios frente a los demás.
¿Qué opináis?
0 0 seguir leyendo

Aprobado raspado para la calidad de servicio de las empresas en España

Los resultados del Barómetro de la Calidad del Servicio 2011, que realiza IPSOS, compañía de investigación de mercado confirman que la calidad del servicio que las compañías prestan a sus clientes en España es, en general, deficitaria. La valoración media se sitúa en el 6.5, acercándose más al suspenso que a la excelencia.

El estudio de IPSOS, realizado a una muestra representativa de 1.000 individuos mayores de 15 años de toda la geografía peninsular, ha querido analizar no sólo la opinión de los clientes, sino también las percepciones globales sobre la calidad del servicio ofrecida por las principales compañías que operan en diversos sectores en España. Asimismo, este estudio aporta datos sobre la facilidad que tales compañías ofrecen a sus clientes a la hora de cambiar de empresa.

A nivel general, los sectores que mejor calidad de servicio ofrecen a sus clientes son el hotelero, los hiper /supermercados y el de seguros de automóvil, mientras que los más criticados son la telefonía móvil, banca y proveedores de internet.

Telefonía, los peor valorados

En concreto, el sector de la telefonía móvil ha sido el peor valorado de todos, donde la mitad de los entrevistados (un 50.2%) han calificado la calidad del servicio como “mala” o “muy mala”. Los principales motivos de insatisfacción están relacionados con el mal servicio y trato ofrecidos, así como su actitud engañosa y poco profesional que ofrecen a sus clientes. Además, la mayoría opina que no reciben ninguna solución por parte de dichas compañías, y que su precio es elevado. Por último, los encuestados consideran muy difícil cambiarse de una compañía de teléfono móvil a otra; de hecho, es el sector que más dificultades y problemas de movilidad aporta.

Las 3 empresas que lideran el ranking en cuanto a mejor calidad de servicio son, por orden, Orange, Movistar y Vodafone, aunque ninguna de ellas sale bien parada.

Banca, actitud burocrática y antipática

Casi la mitad de los encuestados (48.6%) han valorado negativamente la calidad del servicio de este sector, fundamentalmente por cuestiones de insatisfacción, y su actitud antipática, burocrática e interesada. La mayoría asegura que estos “no piensan en los clientes” y que “intereses y comisiones son muy elevados”. Asimismo, al igual que ocurre en el caso de la telefonía, consideran muy complicado la posibilidad de cambiarse de un banco a otro: la movilidad es difícil, y la libertad del cliente es casi nula.

En cuanto a marcas, la mejor percibida es Banco Santander, seguida de La CaixaBankiaBBVA y Caixa Catalunya.

Líneas Aéreas, triunfo del low cost

La tercera parte de los entrevistados (33.4%) ha señalado los retrasos y esperas en aeropuertos, y la falta de soluciones que las compañías aéreas ofrecen a sus clientes como las causas fundamentales de su mala calidad de servicio. En concreto, hacen hincapié en el precio elevado de sus tarifas, la poca profesionalidad, la pérdida de maletas y las huelgas. Sin embrago, se trata de un sector con una gran facilidad de cambio, de manera que los clientes se sienten más libres a la hora de elegir con quién van a volar.

Sorprendentemente, la compañía de bajo coste Vueling es la marca más valorada por sus clientes, seguida por IberiaAir EuropaSpanair y Ryanair.

Hoteles, el mejor valorado

Si hay un sector triunfador dentro del estudio de IPSOS, es el hotelero, donde el 85% considera esa calidad como “buena” o “excelente”. Apenas un 5% ha valorado negativamente su calidad, y los principales motivos que han dado ha sido la “mala atención y trato” recibidos, la “poca profesionalidad” y el “precio elevado”. Además, se trata del sector en el que existe una mayor facilidad de cambio, algo muy positivo de cara a los clientes.

Las cadenas de hoteles más habituales entre los encuestados son AC HotelesSol Meliá NH.

0 0 seguir leyendo

Gestión de quejas

Cuando se ocupe de solucionar un problema planteado por un cliente, recuerde nuestros 10 mandamientos:

  1. El objetivo de nuestra empresa es ofrecer un servicio que no sólo sea calificado como el mejor sino que llegue a ser considerado como legendario.
  2. Usted es el cliente: si el cliente está disgustado, usted está disgustado; si el cliente está satisfecho, usted está satisfecho.
  3. En sus relaciones con los clientes actúe como si usted fuese el dueño de la empresa.
  4. No existe nada parecido a que un cliente exija demasiado de nuestro tiempo: todo nuestro tiempo ES de los clientes.
  5. El teléfono es un mejor medio para comunicarse con los clientes que el bolígrafo, el fax o el correo.
  6. Si algo no está bien, haga que lo esté.
  7. Un trabajo no se ha terminado hasta que no se ha verificado que es correcto desde el punto de vista de los clientes.
  8. Hágalo inmediatamente, hágalo bien y hágalo usted mismo.
  9. Cuando tenga dudas, pregunte; cuando no tenga dudas, pregunte.
  10. Un error no es un error; es una oportunidad para mejorar la empresa.

En resumen, haga todo cuanto sea necesario para no perder a un cliente a causa de quede insatisfecho con la solución dada a su problema.

9 0 seguir leyendo

Los clientes que se quejan son los más leales

En uno de sus recientes estudios TARP descubrió varios aspectos importantes:

  1. Si las empresas logran que los clientes se quejen directamente a ellas, minimizan de forma importante los daños que puede causar un cliente disgustado.
  2. En comparación con los que no lo hacen, los clientes que expresan su insatisfacción se muestran más dispuestos a volver a hacer negocios con la empresa, incluso si su queja no es gestionada correctamente.
  3. Los clientes que no se quejan son los menos leales.
  4. Los clientes que se quejan pueden llegar a estar entre los clientes más leales de la empresa.
  5. Si una queja se resuelve satisfactoriamente, los clientes se lo dicen a otras cinco personas, mientras que si reciben un buen servicio inicialmente, sólo se lo dicen a otras tres.

Existen tres razones que explican este comportamiento.

En primer lugar, cuando un cliente se queja, lo que, en verdad, le está diciendo a la empresa es algo como lo siguiente:

“Mirad, he tenido un problema con vosotros, pero no deseo dejar de hacer negocios con vuestra empresa. Por favor, resuelvan ese problema y no me obliguen a buscar otro proveedor, algo que, en el fondo, no quiero hacer.”

Por el contrario, los clientes que no se quejan sencillamente se van directamente al otro proveedor, sin decir nada.

La segunda razón radica en lo que se conoce como el principio psicológico de la reciprocidad.    A los seres humanos les complace devolver los favores que reciben (“te debo una” es la expresión popular). Cuando usted percibe que alguien ha hecho algo agradable o positivo por usted, usted tiende a devolver la acción positiva en la primera ocasión e, incluso, a crear la ocasión propicia para “reciprocar” el favor recibido.

Cuando el principio de la reciprocidad se traslada al área de los negocios quiere decir que si un cliente ha tenido un problema con una empresa y ésta hace algo agradable y satisfactorio por él, el cliente se sentirá más dispuesto a seguir haciendo negocios con la empresa y a hablarle a otros de lo excelente que es la organización.

En tercer lugar, los clientes, además, se sienten positivamente impresionados cuando una queja se resuelve satisfactoriamente porque les transmite la sensación de que tienen suficiente poder ante la empresa y sienten que son personalmente eficaces, capaces de resolver sus problemas.

Una queja no atendida o mal resuelta constituye, en el fondo, un atentado contra la integridad y auto-estima de los clientes, que se sienten no sólo afectados por el dinero perdido, sino también ofendidos y atacados en los niveles más íntimos de su personalidad.

8 0 seguir leyendo